top of page

Guía: cómo evitar que se dañe el interior de los faros de tu vehículo. Prevención y consejos claves.

En LEDIAMOND llevamos muchos años dedicados a la mejora y potenciación de la luz en carretera para luz corta o larga pero siempre cuidando de lo que son tus ojos por la noche, los faros.


Son múltiples las quejas o lamentos de muchos usuarios que nos cuentan casi a diario, que no ven bien por la noche o que no ven como antes en su vehículo. Queda demostrado que una buena iluminación mejora nuestra seguridad de conducción nocturna y nos da una tranquilidad que se convierte en placer, en vez de preocupación o estrés.



Con LEDIAMOND podrás conservar el mismo brillo de luz de tus faros como el primer día para que nunca pierdas el máximo rendimiento gracias a la tecnología que aplicamos a nuestras bombillas Kit LED PureWhite: ver mejor, no deslumbrar a los demás y cuidar del acabado interior de tus faros.


Hay varios motivos por los que los faros de tu coche no alumbran como antes por mucho que trates de pulir el policarbonato exterior de tus faros.

Los faros de un vehículo se encargan de proyectar sobre la carretera, de manera concentrada, los rayos de luz creados por la fuente lumínica.


No nos vamos extender mucho en los tipos de faro que hay y su funcionamiento, ya que nos dará para otro artículo y así no se te hará muy denso este mismo, pero si que sepas diferenciarlos con conceptos sencillos para entender más adelante la parte que se daña provocada por las bombillas de baja calidad con el paso del tiempo.


Ponte cómodo, ¡comenzamos!





Tipos de Faros con proyección de luz halógena y xenón



Con funcionamiento de bombilla halógena:

Faro de luz halógena con carcasa de cristal y con dispersión. Reflector de tipo parábola sin dispersor de luz.

Estos faros se usaban hace muchas décadas. Eran de cristal, más duraderos que los actuales, pero más costosos y frágiles ya que tienen menos elasticidad. Además la complejidad de dispersión de la luz que pasaba a través de ellos hacia la carretera, no explotaba al máximo las prestaciones que podía dar la bombilla. Solían ser mono parábola equipando bombillas de tipo H4 Hi/Lo, corta y larga en la misma bombilla.




Faro halógeno sin dispersión con reflector de geometría libre
Faro de luz halógena con carcasa de policarbonato sin dispersión. Reflector con dispersión de luz de geometría libre

Las superficies del reflector de los faros poseen una forma libremente configurada. Esto quiere decir que sólo pueden calcularse y optimizarse con la ayuda de un ordenador según la forma y diseño que tenga el faro. Todas las formas de los "cristalitos" internos, están previamente estudiados para reflejar de una manera estratégica la luz hacia el exterior. Este tipo de faro expande muy bien el haz de luz, pero la concentra menos que un faro de tipo elipsoidal.




Faro de luz halógena con carcasa de policarbonato sin dispersión. Equipado con proyector de luz de tipo elipsoidal.

También llamados faros elipsoidales, o más vulgarmente faros con lupa. Obtienen muy buena dispersión de luz, pero sobre todo una mayor concentración del haz de luz en el eje vertical, por lo que se logra un mayor alcance luminoso y una conducción más relajada por la noche. Es el tipo de proyección favorita para los vehículos más modernos y con pretensiones de una mejora de luz en carretera con respecto a sus hermanos anteriores.




Con funcionamiento de bombilla xenón:

Faro de luz xenón tipo R. Carcasa policarbonato sin dispersión. Reflector con dispersión de luz de geometría libre.

Al igual que en los faros halógenos, en este caso Xenón, las superficies del reflector de los faros poseen una forma libremente configurada. Este tipo de faro, como ya comentamos, expande muy bien el haz de luz, pero no la concentra. La potencia lumínica de una bombilla xenón es muy superior a la bombilla halógena con lo que debe equipar bombillas Xenón de tipo R (Reflected) D1R, D2R... para no deslumbrar a los demás. Este tipo de faro ha caído en desuso en xenón ya que a pesar de los esfuerzo de los fabricantes, la contención de la luz se hacía muy difícil y nunca bien conseguida. Muy pocos vehículos la usan. Algunos ejemplos: Renault Laguna 2 Fase 1, Honda Civic V (2006) , Mercedes ML W163 fase 1.




Faro de luz xenón con carcasa policarbonato sin dispersión. Equipado con proyector de luz de tipo elipsoidal.

Este faro xenón se compone de una lámpara de descarga de gas tipo D1S, D2S, etc... de una bobina de reactancia xenón, de un sistema de reflexión / proyección, y la ayuda de un motor paso a paso por el que un rodillo gira hasta la posición necesaria en espacio de pocos milisegundos (Funciones AFS). El término bi-xenón significa que la luz de cruce y la luz de carretera se llevan a cabo con un solo módulo de proyección. Ello tiene la ventaja de que sólo se necesita una bobina de reactancia xenón (un motor servo). De esta manera se consiguen dos tipos de distribución de la luz diferentes con un amplio flujo lumínico y se necesita menor espacio de montaje. Hasta la llegada del LED, son los faros, que según fabricantes de automóviles, equipaban en sus vehículos de más gama alta.


Es por tanto que muchos faros de xenón tipo AFS (Adaptive Frontlight System // Sistema Avanzado de iluminación Frontal), son aún más eficaces que muchos faros de LED básicos que equipan la mayoría de los vehículos modernos hasta la llegada de los tipo matriciales.



Ahora que ya conoces los tipo de faros que existe para tecnología halógena y xenón, podrás identificar cual corresponde a tu vehículo, sea coche, moto o camión/truck.




Partes principales del deterioro interior de los faros


Existen varios motivos por los que un faro deja de iluminar correctamente, pero nosotros en este artículo nos vamos a centrar principalmente en los daños que pueden recibir en su interior, cuando se eligen unas bombillas de baja calidad, con sus efectos colaterales e implícitos.


Hemos resumido en varios puntos, las causas lumínicas más importantes según el tipo de faro y tecnología de iluminación, por la que se deteriora un faro por dentro:


Cuando los faros se "queman" por dentro, puede afectar a diferentes partes del mismo, pero la "afección" más grave que va a provocar que veas menos será por tener:


1. Lentes quemadas / módulos de proyección quemados en su interior. Para faros elipsoidales (con lupa).


2. Reflectores quemados, falta de brillo en los reflectores o burbujas en los reflectores.

Para faros paraboloides y en faros de geometría libre.





¿Cómo llega a quemarse el interior de un faro?


Las dos causas principales que provoca el deterioro de un faro por dentro al instalar bombillas de baja calidad son la alta temperatura y los rayos UV. Aquí te enumeramos lo que puede pasar:


1. Por la alta temperatura ambiental en el interior del faro, especialmente en la zona dónde más incide la bombilla, termina que se queme por dentro en las zonas señaladas anteriormente empañando y/o ennegreciendo la zona afectada, creando un efecto pantalla que limita en muchos casos más del 50% del paso de la luz hacia la carretera. Esto es más acusado en las bombillas halógenas que xenón, ya que este último emite menos calor.


2. También pueden aparecer pequeñas burbujas en el propio reflector provocadas por la alta temperatura de la bombilla, consiguiendo que incluso el propio material de policarbonato llegue a su punto de ebullición. Esto mismo puede ocurrir en los faros con lente o proyector ya que no todos los fabricantes las fabrican en cristal, sino también en policarbonato. Esto provoca pérdida de reflexión o pérdida de proyección de la luz según el caso, además de posibles destellos que puedan molestar al resto de conductores.


Antiguamente, la mayoría de los reflectores se fabricaban en chapa de acero, y luego se pintaban; sin embargo, hoy en día, se utilizan plásticos principalmente (distintos termoplásticos) debido a las exigencias impuestas a los faros, como p.ej. tolerancias en la fabricación, estructura, calidad de las superficies, peso, etc. Los reflectores se fabrican con una gran precisión para reproducir su forma exacta.

Gracias a ello puede darse forma a los sistemas que hemos visto anteriormente. A continuación, los reflectores se lacan para conseguir la calidad necesaria en la superficie. En aquellos sistemas de faros que deben sufrir fuertes cargas térmicas también se utilizan reflectores de aluminio o de magnesio. El siguiente paso es recubrirlo con una capa de aluminio para la reflexión, otros utilizan plata, rodio... y después con una capa de silicio como medida de protección.


3. Por la luz UV (ultravioleta) que emiten las bombillas de baja calidad. La luz UV provoca un desgaste acelerado del material y también incluso a quemarlo por abrasión. Esto es más acusado en las bombillas de xenón que las halógenas, los rayos UV emitidos por bombillas xenón que no llevan filtros acelera el proceso de deterioro del faro en plazo de tiempo muy corto.





Causas que han provocado que se haya deteriorado el faro por dentro. Explicaciones más complejas y como prevenirlo.


La baja calidad de una bombilla va a ser casi siempre, la causa irrefutable por la que tu faro se haya quemado por dentro o se haya acelerado el deterioro interior.


Pasamos a explicarte con más detenimiento los tipos de bombilla que NO debes de comprar nunca:




Bombillas halógenas sin protección UV y mala calidad del cristal de la ampolla


Aunque su radiación es menor que una bombilla de xenón, las bombillas halógenas también deben llevar protección UV. La calidad del cristal de la ampolla será la clave para que tus faros no queden dañados con el paso del tiempo. Como todas las lámparas de cuarzo-halógeno, producen cantidades sustanciales de luz ultravioleta que debe filtrarse. Adicionalmente la cápsula de cuarzo ocasionalmente puede romperse o explotar ante la falla de la lámpara. Por estas razones sólo las bombillas de los mejores fabricantes incluyen una cubierta de vidrio adicional que hace las veces de filtro ultravioleta y escudo protector.


Lamentable muy pocos fabricantes hablan de ello. Desconfía de aquellas marcas o modelos que no lo indiquen claramente en sus especificaciones.


Las bombillas LEDIAMOND Kit LED PureWhite no emiten ningún tipo de radiación.





Bombillas halógenas con exceso de potencia. Altas temperaturas.


Comprar bombillas halógenas de consumo eléctrico superior en W (Watts) a los que recomienda el fabricante del vehículo o de los faros, es un grave error.

Generan altísimas temperaturas en el interior del faro.


Es decir, si el fabricante te indica que la bombilla H7 de luz corta debe ser de 55W no puedes poner una bombilla de 80 o 100W como desgraciadamente se ve en muchos casos. Esta es, posiblemente, la manera más rápida de quemar un faro por dentro a corto plazo. Además de esto tiene otra grave consecuencia: una sobre carga del sistema eléctrico que puede provocar desde fallos en la centralita hasta quemarse el cableado o circuito eléctrico del vehículo. No te la juegues.


Para que el concepto te quede aún más claro, vamos a explicarte el ciclo común de temperatura de una bombilla halógena:


1. Filamento en espiral de wolframio o tungsteno, 2. relleno halógeno (yodo o bromo), 3. wolframio o tungsteno evaporado, 4. haluro de wolframio, 5. posos de wolframio o tungsteno.

Mirando el dibujo, mediante el suministro de energía eléctrica, el filamento en espiral de wolframio/tungsteno se vuelve incandescente. Esto provoca la evaporación de los metales del filamento en espiral. Mediante un relleno halógeno (de yodo o bromo) en la lámpara, la temperatura del filamento espiral aumenta hasta alcanzar casi el punto de fusión del wolframio (aprox. 3422 °C), que por cierto es el metal puro que más alto lo tiene.

Así se obtiene un elevado rendimiento lumínico. El wolframio/tungsteno vaporizado se une al gas de relleno (que puede ser de argón, más económico, o criptón, más costoso, también se utilizan otros tipos de gases inertes) directamente junto a la pared caliente de cristal de la ampolla, formando un gas translúcido (haluro de wolframio). Sin embargo, si el gas vuelve a acercarse al filamento, se descompone debido a la alta temperatura de éste y forma una capa uniforme de wolframio/tungsteno.

Para que el ciclo pueda continuar, la temperatura exterior de la ampolla de la lámpara debe alcanzar los 300°C aprox. Para ello, la ampolla de cristal de cuarzo debe envolver estrechamente el filamento en espiral. Otra de las ventajas es que se puede trabajar con una mayor presión de llenado, con lo que se contrarresta así la vaporización del wolframio/tungsteno.

La composición del gas en la ampolla también contribuye, en buena medida, al rendimiento lumínico. Al introducir pequeñas cantidades de gases nobles, p.ej. xenón, se reduce la disipación de calor del filamento.


Si por cualquier circunstancia, empiezas a observar que el cristal de la ampolla de tus bombillas comienza a ondularse, a tener alguna extraña protuberancia u observas alguna mini ampolla que sobresale, retira la bombilla de tus faros lo antes posible, ya que no se está realizando correctamente el ciclo que te acabamos de explicar y es más que probable que termine estallando la bombilla dentro del faro.


Como podrás observar la temperatura que puede alcanzar una bombilla halógena es muy alta, por algo, recordemos lo más básico, es incandescente, de ahí que no se puede tocar, directamente te genera quemaduras térmicas en la piel con ampollas de agua.

NOTA: Hasta no hace mucho creíamos que tanto tungsteno como wolframio eran nombres válidos para el elemento número 74 de la tabla periódica. Pero resulta que desde la edición de 2005 del Libro rojo de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada en el que se recogen los nombres de los elementos eso no es así: el nombre «oficial», al menos según la IUPAC, es tungsteno, a pesar de que el símbolo sigue siendo la W.

Pero según la Wikipedia:

"La palabra tungsteno procede del sueco; tung que se traduce como "pesado" y sten, "piedra", es decir, "piedra pesada". El vocablo se debe al mineralogista sueco Axel Fredrik Cronstedt, descubridor del níquel, quien incluyó una descripción de este mineral desconocido en su libro "Ensayos de Mineralogía" de 1758. En la versión inglesa, de renombrado prestigio académico en la época, se mantuvo la palabra tungsten, lo que explica su popularidad en el mundo anglosajón.


La palabra wolframio procede de las alemanas wolf y rahm, pudiendo significar "poco valor". También se traduce como "Baba de Lobo" en referencia a las supersticiones de los mineros medievales sajones que creían que el diablo se aparecía en forma de lobo y habitaba las profundidades de las minas corroyendo la casiterita con sus fauces babeantes. Este metal aparecía mezclado con el ácido de otro desconocido —wolframio— que actuaba corroyéndolo"


Es por esto que si te fijas con detalle, (este material ocupa el número 74) de la Tabla Periódica de los Elementos comparten ambos descubridores: W como símbolo y Tungsten como nombre.


Es por eso que en LEDIAMOND usamos los dos nombres en nuestra explicaciones, digamos que "la cosa" aún no está clara...



Pero volviendo al tema.


Te preguntarás: ¿Cómo con una temperatura tan alta no se me derriten los faros por dentro? El secreto está en la distancia.


En cuanto a la temperatura, el Policarbonato es elegido por los fabricantes para el diseño de las carcasas transparentes exteriores (antes las llamamos también dispersores) debido a que es capaz de soportar hasta 120ºC aprox. ,esto hace que sea más maleable para poder hacer diseños de faros de diferentes formas y más estilizados. Por este buen comportamiento a la temperatura, depende que no se alcancen estos 120ºC dentro del faro, y esto se consigue situando la bombilla a una distancia adecuada (no menos de 8cm) junto a una buena aireación mediante los agujeros de la carcasa que impidan la concentración excesiva de calor y la condensación de agua en ambientes húmedos.


Si se alcanza dicha temperatura límite se producirá la fusión del material y por tanto, la variación de los espesores de las paredes del material, con lo cual se produciría una variación en sus características del haz de luz, produciendo una mala iluminación en carretera durante la conducción y deslumbramientos al resto de conductores.


Haz una prueba, cuando un faro lleva encendido un largo tiempo, tócalo por fuera y sentirás el calor que desprende. No quema, pero te ayudará a comprender el calor que se llega a generar en el interior.


Nada de esto ocurre con las bombillas de LEDIAMOND PureWhite Kit LED. El faro permanecerá siempre totalmente frío incluso llevando horas encendido, es impresionante.


La nueva gama Kit LED PureWhite consigue unos rendimientos espectaculares tanto a nivel de potencia lumínica como de bajas temperaturas, siendo las bombillas de Europa más compactas y que menos calor emiten (entorno 60-70ºC según modelo) sin además comprometer el deslumbramiento al resto de conductores.





Bombillas Xenón sin protección UV.


Sólo las bombilla Xenón de alta calidad y las nuevas Kit LED PureWhite CONVERSION Xenon HID to LED ofrecen este maravilloso escudo de protección para el interior de tus faros. La luz de las lámparas de xenón producen una alta carga de luz ultravioleta. La carcasa exterior del faro en el caso de los vehículos equipados con bombillas xenón tipo reflected, como ya sabemos, es de policarbonato (plástico en vez de vidrio), y al no tener filtro UV e su interior se irá volviendo traslúcido rápidamente.

Es lo mismo que ocurre con la lente, el proyector de xenon, el foco elipsoidal, la lupa, por desgracia el efecto se vuelve similar al de las cataratas en el ojo humano.


Busca siempre lámparas HID con filtro UV para evitar este gran problema. Lamentablemente es un problema que pocas personas miran y no sabe sin embargo, que es el detalle más importante para la conservación intacta del faro.

Ya que un faro de xenón emite mucho menos calor que una bombilla halógena, no descuides en mirar este dato tan clave en una bombilla xenón.


Un apunte: ¿Sabías que con una bombilla de Xenón se puede proceder a la desinfección de un quirófano con su luz Ultra Violeta (UV)?


La lámpara de xenón produce un bello resplandor azul cuando se excita por una descarga eléctrica, se utiliza en lámparas que van desde bombillas electrónicas de alta velocidad utilizadas por los fotógrafos a lámparas de sol y a lámparas bactericidas utilizadas en la preparación de alimentos y procesamiento.


Se trata de un sistema que ha sido utilizado en algunos hospitales estadounidenses para la desinfección de habitaciones de pacientes con ébola. Esta tecnología se está aplicando en las zonas de alta asepsia, como son los paritorios, los quirófanos de Oftalmología, los quirófanos centrales y UCI, de manera complementaria a las técnicas habituales de limpieza de superficies.


Con esto no queremos decir que ahora cojas la bombilla de xenón de tu vehículo y te pongas a desinfectar todo lo que encuentres, no, esto no funciona así, pero te da a entender el alcance y magnitud que puede llegar a tener según se aplique o modifique su acción, el gas xenón.


Es por esto que la luz UV que produce el xenón puede estropear el interior de tus faros e ir quemándolos con el paso del tiempo y su uso.


En las bombillas de xenón, la luz se genera por medio de un arco voltaico que puede superar los 42000 voltios (según tipo de bombilla), entre dos electrodos de wolframio/tungsteno situados en una cámara de vidrio de alta densidad, cargada con gas xenón y sales de metales halogenizados. El arco es generado por una reactancia o reacción que produce una corriente alterna de aproximadamente 400 Hz. En el interior de la lámpara se alcanza una temperatura de entorno a 718 ºC. Una vez efectuado el encendido, se hace funcionar la lámpara de descarga de gas aproximadamente durante 3 segundos, con una corriente de mayor intensidad.


La nuevas bombillas de LEDIAMOND conversión Xenón HID a LED son revolucionarias para cualquier vehículo que equipe de origen Xenón. D1S, D2S, D3S, D4S, D5S, D8S, D2R, D4R. Blanco diamante LEDIAMOND de Alta Potencia con protección UV.






Bombillas LED con falta de componentes adecuados que no tienen en cuenta las medidas standard, que emiten altas temperaturas de calor y recomendaciones nefastas para el cuidado de tus faros.


Muchos fabricantes de dudosa calidad piden al usuario o conductor, dejar los faros sin las tapas de protección traseras.


Esto no lo hagas jamás, son problemas futuros. Si un fabricante o pseudofabricante de bombillas LED, te recomienda dejar los faros sin la tapa de protección trasera o te indica que debes hacer algún agujero a la tapa para mejorar la refrigeración de la bombilla o el ventilador, huye de esta propuesta.


Dejar los faros de tu vehículo sin tapa trasera supone, que en pocos meses tendrás polvo en el interior de los faros, entradas de humedad, posibles insectos y un sin fin de problemas que te harán la vida imposible para poder conducir con seguridad durante la noche por falta de visibilidad.

Cualquier modelo de toda la gama de bombilla LEDIAMOND Kit LED PureWhite puede instalarse sin necesidad de realizar esta acción.


Las bombillas Kit LED PureWhite emiten muy poco calor en comparación a cualquier otra bombilla LED del mercado.





También recomiendan dejar, si lo llevan, el transformador fuera del faro. Con LEDIAMOND esto no es necesario. Su baja emisión de calor y su tamaño tan reducido como el mando que utilizas para abrir la puerta de tu garaje, hace que todo entre dentro del faro sin ningún problema.


Muchos fabricantes de bombillas de LED tampoco respetan la distancias que debe tener una bombilla hasta la pared del faro lo que va a generar una alta temperatura ennegreciendo los faros y estropeando todo el material interior que ya hemos hablando anteriormente que provocan las bombillas halógenas como de xenón de baja calidad.



Otros consejos y ojo a las falsificaciones que parecen exactas. Rechaza imitaciones.


En LEDIAMOND no vendemos bombillas halógenas porque nos centramos en la tecnología que actualmente desarrollamos y así nacimos: nacimos LED. Futuro y ya presente, pero te recomendamos que elijas las marcas más punteras del momento. La tecnología halógena para vehículos, aunque ya es una tecnología limitada, está muy experimentada y es por ello que debes elegir sólo las marcas más punteras. Desgraciadamente hay incluso copias muy bien realizadas de los principales fabricantes, pero que al igual que nosotros, tratan de implementar medios de seguridad para evitarlo. Te recomendamos que compres en talleres especializados del automóvil o recambistas conocidos, evita comprar en portales que vendan de todo ya que carecen de control y no son especialistas en iluminación del automóvil. En bombillas xenón ocurre exactamente lo mismo.



Recuerda: si el deterioro de tus faros es exterior, estas de enhorabuena, un pulimento en el policarbonato exterior será suficiente para darles una nueva vida, pero como problema sea interior, en la mayoría de los casos el problema no tiene solución. Invierte siempre en bombillas de alta calidad para que en un futuro no tengas que pagar un alto precio en los faros de tu vehículo.


En LEDIAMOND hemos creado un programa de autenticidad: Confía en LEDIAMOND, no sólo lo que tus ojos vean.



Con todos los consejos de LEDIAMOND ahora ya sabes como actuar:


Compra bombillas de calidad, desconfía de precios muy baratos, aplica nuestros consejos y los de los mejores fabricantes, y utiliza siempre siempre bombillas de bajo calor con filtro UV, los faros de tu vehículo te lo agradecerán para toda la vida.


Esperamos de todo corazón ♥, que te haya gustado este largo pero necesario artículo en nuestro BLOG, el saber no ocupa lugar.


Que no te domine la carretera, domínala tú. ¡Rompe la Oscuridad!

2027 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 opmerking


Un artículo muy interesante y gracias por abrirnos los ojos a la gente. Un articulo mjuy bien detallado y explicado.Saludos

Like
bottom of page